domingo, 27 de agosto de 2017

ARCHIVO DE LA NOBLEZA EN TOLEDO





La historia del archivo de la Nobleza en Toledo descubre la riqueza del legado documental de una gran parte de la historia de nuestro país. Es un Archivo Estatal dependiente de la Secretaría de Estado de Cultura. Fue creado en el año 1993 como Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional y desde 2011 tiene entidad independiente. Está situado en el Palacio Tavera de Toledo. Los fondos documentales que alberga son archivos nobiliarios, todos ellos producidos o acumulados por la Nobleza Española. Ha tenido un enorme protagonismo social, político y económico en la historia de España e Iberoamérica a lo largo de los siglos.

Se pueden encontrar colecciones documentales de archivo y Mapas. Allberga 2637 metros lineales de documentación. Conserva más de 250 archivos familiares de muy diversas características, contenido y ámbito geográfico, aunque por su volumen e interés histórico destacan los Archivos de Osuna, Frías, Fernán Núñez, Aledo, Baena, Bornos, Mendigorría o Luque. Entre el rico acervo patrimonial nobiliario hallamos el eco documental de América, ya que muchos virreyes de Perú y Nueva España fueron nobles titulados; algunos de ellos dirigieron su conquista y colonización; otros invirtieron en la Carrera de Indias, de forma que sobre todo en los siglos XVIII y XIX el azúcar caribeño permitió que se amasaran grandes fortunas, germen de algunos de los principales bancos españoles del siglo XX; y tampoco faltaron los altos funcionarios de Ultramar decimonónicos vinculados a la aristocracia.

De esta manera, prácticamente en todos los 253 fondos del archivo puede rastrearse la especial vinculación de España y América en los últimos quinientos años.



Año de creación: 1993



Cuenta una profesora de historia y arte del archivo que la documentación que allí se custodia proviene  de los nobles que han decidido dejarlo allí. El 'oficio' de archivero o archivera  hoy en día converge entre el gusto por la historia y la investigación y convertirse en un sibarita de los escritos refinados de otra época que atesoran letras y símbolos como joyas preciadas y únicas.
Las personas que trabajan en un archivo pueden ser: facultativos, auxiliaes o ayudantes. Este, en concreto, se gestiona de una forma especial. Al Archivo llegan documentos donde es requisito imprescindible que se mantenga el orden con el que llegan los documentos. Lo más importante es la limpieza. Si tienen hongos, por ejemplo, se tratan en conservación. Se usan instrumentos muy sencillos: lápices, gomas de borrar, esponjas especiales para limpiar documentos, brochas, guantes o lupas. Es curioso el soporte de los domumentos, dice la profesora; el pergamino es más resistente, el papel es más frágil y por tanto es necesario poner mayor cuidado.Se folian y se leen para transcribirlos. Una vez que están transcritos se digitalizan y se pasan a la plataforma PARES (archivos del estado y nuevas tecnologías).
Perviven muchos tipos de documentos:  fundaciones de señoríos,  privilegios reales, pleitos, testamentos, correspondencia real y/o privada o árboles genealógicos. Están escritos en latín y también en  castellano antiguo o portugués.
Recordamos en nuestra conversación a los maestros calígrafos y escribanos, a los monjes y a los historiadores que trazaron a mano letra artesana, procesal, humanística, bastarda española e  inglesa.
Ahora estos documentos están expuestos en vitrinas. Al visitante le impresiona el edificio en conjunto, pero sobre todo, el patio, al archivero los documentos y la literatura o contenidos que muestran: en muchos casos se encuentran secretos o son enlaces para descubrir otros momentos históricos.
Como curiosidad cuenta que también ha sido escenario de rodaje de películas, como Viridiana y Tristada, de Luis Buñuel y la superproducción “Los tres mosqueteros” de Richard Lester.  También se rodaron varias escenas de series de televisión, como Fortunata y Jacinta, rodada en 1980, la contemporánea Águila Roja, "The promise" o Still Star Crossed.
El archivo es un enriquecedor proyecto de visita para los niños o estudiantes también. Cuando los niños o el visitante descubre los instrumentos para llevar a cabo el proceso de limpieza, lectura y archivado, ¿qué va a encontrarse?. Imaginamos un espacio rodeado de documentos, libros antiguos y códices.  Sentado, algún monje aferrado a una pluma grande que muestra una gran letra capital comenzando a escribir algún documento. También escribanos o 'escribanas' con trajes de época que nos cuentan y nos sumergen en un precioso oficio convirtiéndonos en curiosos investigadores, descubridores de grandes secretos. Seguro que aprenderén a descifrarlos a través de símbolos y aprenderán palabras que ya no se usan y otras que nos aportarán significados de las que ahora usamos.

 El archivo actualmente cuenta con una sala de investigación, para docentes e investigadores.

Gracias.





miércoles, 19 de julio de 2017

La Inspección y supervisión de los centros educativos.






Este libro pretende ofrecer una doble visión teórico-práctica de los procesos de Inspección y Supervisión de los centros educativos desde una perspectiva actualizada y contextualizada en la praxis profesional de los Inspectores de Educación. Se hace especial incidencia en las funciones y atribuciones que se le confieren a la Inspección Educativa en la normativa y se proponen y analizan modelos y prácticas de supervisión encaminadas a mejorar la calidad del sistema educativo. El libro se estructura en 20 capítulos que abarcan, entre otros aspectos: la evolución histórica de la inspección, su posicionamiento en el panorama educativo y normativo español, las prácticas más comunes de actuación en los centros educativos y los retos a los que debería hacerse frente en los próximos años para mejorar el modelo de Inspección Educativa actual. 





ENLACE A LA UNED

ENLACE A LA CASA DEL LIBRO

ENLACE A AMAZON


lunes, 10 de julio de 2017

Última jornada del curso: “Supervisión e inspección de los centros para la mejora de la práctica educativa”



La tercera y última jornada del curso “supervisión e inspección de los centros para la mejora de la práctica educativa” se desarrolló en primer lugar, con la intervención del profesor Francisco de Miguel García Serrano. Me permito describir una pequeña parte de su trayectoria profesional, pues ha sido durante años director y también miembro del equipo directivo de uno de los institutos de Seseña. Fue protagonista de la escolarización y educación de  los alumnos y alumnas de la localidad  y otros muchos que llegaron fruto del boom inmobiliario conocido en esta parte de la Sagra toledana. Junto con sus compañeros y compañeras, las familias, la administración regional, provincial y local, modelaron un proyecto con muchísima ilusión, motivación, trabajo y tesón. Poco a poco y con mucho esfuerzo, no exento de las dificultades que entraña la puesta en marcha de un centro de estas características y en aquel contexto, lograron ir dando forma a lo que quedó conformado como un edificio con una arquitectura proporcionada y técnica. Una maravilla de construcción por cuanto alberga espacios abiertos, con mucha luz, integradores y con vistas al legado cultural e histórico más emblemático de Seseña; el Castillo de Puñoenrostro.
De su etapa en Seseña nos habló el profesor sobre su experiencia en la dirección del centro y su relación con la inspección educativa.
Nos mostró y ejemplificó algunos de los documentos organizativos y programáticos, recomendando la necesidad de concreción y practicidad. También sugirió la operatividad y la  planificación de las actuaciones. Recordaba la evaluación directiva a través del porfolio y la necesidad de una relación bidireccional entre inspección y los centros basada principalmente en la información, la coordinación y la unificación de criterios. Igualmente destacó algunos momentos clave de este trabajo conjunto.

Por otro lado,  el Inspector de Educación en la Comunidad de Madrid Joaquín Rodríguez Herrero terminaba el turno de intervenciones del curso con la exposición “La Supervisión de los planes de mejora en los resultados académicos”.
Expuso el inspector que el ciclo continuo de mejora viene avalado previamente por el trabajo y los resultados obtenidos en los documentos institucionales. A corto plazo; la Programación General Anual y el Presupuesto Económico, a largo y a medio plazo; el Proyecto Educativo y el reglamento de normas de organización y funcionamiento. A partir de aquí el mecanismo girará hacia una propuesta de mejora, con el correspondiente previo análisis de los resultados y el planteamiento de una estrategia de acuerdo con dicho análisis, albergando las distintas posibilidades que pueden presentarse: fortalezas, oportunidades o debilidades.
Si las expectativas del curso eran desde un principio la formación de inspección y la supervisión de los centros educativos y los elementos que lo conforman, desde su experiencia y visión pedagógica consiguió realmente atraer a todos los oyentes a través de su minuciosa exposición del proceso para lograr la mejora de los resultados académicos.
Concluyó el inspector comentando las dificultades del servicio de inspección técnica en la supervisión de los planes de mejora y los aspectos positivos de estos planes, entre los que destaca; la motivación del alumnado al utilizar metodologías activas y novedosas.

Terminan así unas jornadas de formación dentro de los cursos de verano de la Uned.

Aranjuez, 10 de julio de 2017

viernes, 7 de julio de 2017

Segunda jornada del curso “Supervisión de inspección de los centros para la mejora de la práctica educativa”




En la segunda jornada del curso de “Supervisión de inspección de los centros para la mejora de la práctica educativa” de La UNED del pasado jueves se trataron aspectos como el impacto que la formación tiene en el desarrollo de la trayectoria profesional  del profesorado, incidiendo de  forma más específica en la formación del cuerpo de inspección. Con una exposición muy bien vertebrada, contrastada y aludiendo  a términos no solamente teóricos sino también legales, didácticos, pedagógicos y tecnológicos, Miguel Ángel González Ortiz que es Inspector Central de la Consejería de Educación de Castilla La Mancha trasladó a los participantes del curso algunas ideas clave sobre el plan de perfeccionamiento y actuaciones que modulan las acciones formativas, válidas no solamente para inspección, sino también para el resto de profesorado, cuyos contenidos principales en este momento son las nuevas tecnologías, la innovación y la formación en lenguas extranjeras. Se destacaron,  además del Centro Regional de Formación del Profesorado de Castilla La Mancha otros entes ligados a la formación y desarrollo profesional como la Universidad de Castilla La Mancha, la propia UNED o  la Escuela de Administración Regional y asociaciones como ADIDE o acciones como las que desarrolla  el sindicato USIE a  través de las cuales los profesionales de la educación van desarrollado actuaciones proactivas en su formación.  
A través de una propuesta comparativa avalada con los datos correspondientes se contrastó los requisitos de formación y acceso al cuerpo de inspectores en otras comunidades autónomas del Estado. La invitación a seguir una formación permanente y constructiva fue uno de los mensajes finales que dejaba el inspector.

Una segunda parte de esta jornada estuvo protagonizada por el tan esperado encuentro con la inspectora de educación y profesora de la UCJC María Antonia Casanova. Con una propuesta pedagógica y muy cercana al ámbito de la docencia quiso proyectar en primer lugar,  una trayectoria  clara de conjunción entre el servicio de inspección educativa y la práctica docente definiendo, en primer lugar, el servicio de inspección técnica como un órgano de asesoramiento. Pero el tema principal  del que trató fue la evaluación y atención a la diversidad como reto para la supervisión educativa incidiendo en la educación inclusiva.
 María Antonia habló de las funciones del servicio de inspección desde una perspectiva histórica y haciendo un breve recorrido a través de la historia destacó el hecho de que no cambian las funciones de inspección, sino que a través del tiempo van cambiando los contenidos, en función de la legislación que se promulga desde la administración. 




- La supervisión educativa es definida como garante de la calidad de la enseñanza y es el objetivo central de la evaluación del Sistema Educativo y los elementos que lo integran-, destacó la inspectora. Supervisión y evaluación van muy unidas y puso de relevancia la necesidad ‘exigible’ de supervisión y evaluación del Sistema Educativo afirmando que si la evaluación formativa trata de mejorar los procesos el servicio de inspección trata de optimizar a través de la supervisión el rendimiento del Sistema Educativo.
Con respecto a la educación inclusiva y a su respectiva evaluación, es necesario que  el contexto de actuación se flexibilice, que la escuela pueda atender a todo el alumnado, poniendo el ejemplo de la prioridad en la ‘apertura de rampas mentales’ en las instituciones educativas y la necesidad imperiosa de medidas que faciliten la accesibilidad al aprendizaje en este sentido. Esta sí es una forma real de consecución de calidad educativa, en opinión de la inspectora, además de servir para integrar una equidad efectiva.
A través de sus palabras y su riquísima experiencia nos trasladó experiencias pedagógicas y aportaciones valiosísimas en relación con la  evaluación  muy importantes y que están en  consonancia con el modelo educativo de nuestro sistema.
Durante la tarde se abordaron otros aspectos como “El papel del inspector de educación en la evaluación de la práctica docente y de la función directiva” que expuso la inspectora de educación de la Consejería de la Junta de Castilla La Mancha Alicia Espildora García haciendo una presentación clara y relevante sobre la función docente como factor de calidad del sistema educativo,  junto con la cualificación, la formación y el trabajo en equipo de los docentes. Se habló de algunos aspectos generales sobre los modelos de evaluación del profesorado y de la función del servicio de inspección educativa en este sentido. También se abordaron temas tan relevantes como la escolaridad obligatoria como derecho fundamental, como derecho de la educación de todos. Es el docente quien con ayuda del director y la inspección actúa también como garante de ese derecho, explicó la inspectora.
Con respecto a la evaluación, se destacaron los elementos que instruyen este proceso como las instrucciones, herramientas e instrumentos que tienen los docentes para llevarlo a cabo. Y se destacaron importantes conceptos como: calidad de aprendizaje, calidad del sistema educativo y calidad docente. De igual forma se aportó bibliografía e informes, además de conclusiones en este sentido, como el informe de McKinsey.
La inspección y la práctica docente fue otro de los temas clave que abordó la inspectora volviendo a destacar la idea de que es necesaria la evaluación para mejorar la práctica docente desde todos los ámbitos del modelo pedagógico que se presenta.
Por último, el jefe de servicio de inspección de la Dirección Provincial de Educación,  Juan José Arévalo Jiménez expuso un planteamiento muy interesante sobe la “Libertad de Cátedra y el Derecho a la Evaluación Objetiva”, definiendo el término –libertad de cátedra- desde el ámbito conceptual y legislativo recogido en el artículo 20 de la Constitución Española y en el artículo 3 de LODE en el ejercicio de la función docente amparado asimismo por el Tribunal Constitucional. Con respecto a la libertad de cátedra y el diseño del currículo, el inspector resaltó la importancia del reconocimiento de la autonomía de los centros docentes y sus órganos para el desarrollo del mismo. A partir de aquí desarrolló un esquema muy pragmático en el que el docente es el protagonista del desarrollo de los documentos y las acciones, en una labor conjunta con los departamentos didácticos o los equipos docentes. Puso de relevancia igualmente la evaluación como garantía de calidad y elemento de la transparencia en el ámbito educativo, destacando el papel que juega en todo el proceso la evaluación formativa como referente para la mejora del mismo aportando al docente el elemento de discrecionalidad en los distintos ámbitos como forma de garantizar la calidad. Destacó también la importancia del término –discrecionalidad-  en el ejercicio positivo  de cátedra del profesor que ejerce una tarea que le ha sido encomendada.


 Sin duda alguna fue una jornada donde pudieron escucharse temas de gran relevancia  y aspectos muy importantes no solamente desde el punto de vista de labor del servicio de inspección, sino también desde el punto de vista de la labor docente como partes de un engranaje que avanza hacia la calidad educativa en nuestro país.